martes, 17 de diciembre de 2013

Carrie & Brody


Showtime emitió el domingo la season finale de tercera temporada de 'Homeland'. Una temporada que no está exenta de polémica. Y, a pesar de todas las críticas recibidas (y ausencias en nominaciones como los SAG o los Globos de Oro), su último capítulo se convirtió en el más visto de la serie y, la temporada, en la de mayor audiencia de las tres emitidas. Es más, con su tercera temporada, 'Homeland' se convierte en la serie más vista de la cadena, imponiéndose así a 'Dexter'. ¿Merece verdaderamente la temporada todas las críticas recibidas? Sí y no. Me explico: evidentemente hemos sido testigos de la temporada más floja de la serie, pero, para nada, ha sido el terror descrito por muchos. Vale, el tercero fue el peor capítulo (con diferencia) de la serie. Pero por lo demás, no ha dejado de ser una temporada notable. Aunque insuficiente.

Y a partir de aquí, spoilers de la tercera temporada de 'Homeland'.

El último viaje de Brody
Nicholas Brody ha estado ausente durante gran parte de la temporada. No así su familia, que tuvo que aprender a vivir con el peso de la culpa que recayó sobre Brody y que llevó a Dana a intentar suicidarse. Así vivimos, a lo largo de los primeros capítulos, la trama Dana, con su rollito amoroso-adolescente que terminó en rendición cuando descubrió el pequeño secreto de su noviete (que no era otro que el loco "apadrinado" por Dexter en la octava temporada de la serie). En cambio, Jessica, que siempre fue mi personaje favorito de la serie, ha perdido su protagonismo. Y ya sabemos que ni la una ni la otra serán personajes regulares en la cuarta temporada. 

Carrie empezó la temporada loquísima, muy en su línea. Después de la traición de Saul (NO TE PUEDO, SAUL BERENSON) y su momento "Come un poco de tiramisú", terminó ingresada en un psiqiátrico y descubriendo que estaba embarazada del enemigo número 1 de USA. Luego resultó que la traición de Saul no fue tal y que todo formaba parte de un gran plan. Un plan en el que terminó formando parte Brody después de que Saul viajase hasta Caracas para rescatarle de su abandono. Obviaremos el 3x03 por ser un capítulo que no, directamente no. Así que Brody regresó a terreno americano, superó el mono y se puso en forma rodeado de la mejor de las compañías. En un período de tiemp muy breve, que después de todos los capítulos les entró la prisa por poner en marcha la última misión. Una misión que pasó de convertirle en enemigo público a héroe en la sombra sin derecho a estrella.


Y así ha sido cómo hemos asistido al final de Nicholas Brody: ahorcado en una grúa, a las cuatro de la madrugada, en una plaza en pleno centro de Teherán. Con Carrie, la madre de su hija, como principal testigo (y bien en primera fila). Así que Brody será la principal baja de la cuarta temporada, en la que Carrie tendrá que hacer frente a su maternidad (eso si no deja a su bebé en los brazos de su abuelo) y a su nuevo puesto como jefa en Estambul. El que ya no es jefe, ni es nada en absoluto relacionado con la CIA, es Saul (no te puedo), que se pasa al sector privado, recuperando su vida junto a Mira. Veremos qué nos traen estas novedades de cara al año que viene. Aunque, con este buen final de temporada, que perfectamente podría haber puesto fin a la serie, mucho tendrán que hacer para engancharnos como en sus primeros años. El que no tiene que faltar es Quinn, que merece un mayor protagonismo del que ha recibido. #TeamQuinn